Saltear al contenido principal

Espiando a la Selección Argentina

Espiando A La Selección Argentina

Los vecinos de Cidade do Galo creen tener el negocio de sus vidas: alquilar su balcón para espiar a la Selección. Piden hasta 10 mil dólares.

Israel Machado pretende hacerse la temporada: el precio mínimo del que habla no es otro que 10.000 dólares. Eso cree que vale hoy un metro cuadrado de la terraza de su casa, ubicada en lo alto del modesto barrio Jardim Da Gloria, justo enfrente de Cidade Do Galo, por la panorámica y privilegiada vista de la casa de la Selección Argentina.

Este electricista de 34 años quiere aprovechar al máximo la única estructura de hormigón armado con techo a dos aguas a la que le favorece no contar con ningún cerramiento. Por eso puso su casa de dos plantas en este emprendimiento temporario por el que piensan recaudar aproximadamente 50 mil dólares.

El plural obedece a que Israel se “asoció” con Guillherme Almeida y Marcelo, un supuesto agente inmobiliario que evita dar su apellido, para vender la intimidad de las estrellas argentinas al mejor postor. Así, no sólo planean ofrecerles a los medios los tres “palcos” que están separados por dos columnas, también sueñan con improvisar un parking con seguridad, puestos de comida y más.

“Tudo legal” aseguran los tres a coro. “Les daremos nota fiscal y podrán pagar con cartao de crédito”. Los tres que más ofrezcan pondrán sus cámaras adelante, los otros tres atrás. Oportunidades que ofrece la fiebre mundialista.

Fuente: Diario Olé

Buscador de Propiedades